jueves, 5 de marzo de 2015

Pensamientos de R

Lo cierto es que no sé cuando ni donde ocurrieron los hechos que se relatan en mi novela "La historia de la ciudad sin arboles" http://www.amazon.es/gp/product/B00SX4V1RG . Para ser más exactos: los hechos que relato. Lo que puedo anunciar es que he tenido acceso a documentación personal del propio R. Se trata de pensamientos...reflexiones...comentarios. Que coinciden con los acontecimientos que relato en la novela. A continuación muestro un pequeño fragmento de ese "diario" podría llamarse así, del detective R. Tranquilamente podría incluirlos en la novela. Pero creo que de momento iré relatando ambas cosas por separado.
"Verdaderamente no sé qué pensar. Me caía bien el informático ese. ¿Quién se lo ha podido cargar? ¿Acaso un ser tan insignificante puede resultar molesto a alguien como para llegar a meterle dos disparos en el pecho? Ah! Los jodidos mordiscos. ¿Por qué me lo ocultaría Eva? Ya sé que lo nuestro no acabó nada bien pero… ¡vamos¡ que no creo que me guarde ningún rencor por aquello.
Ella quería casarse, o al menos una relación seria que al final acabase en eso, en un matrimonio. No sé, creo que no estoy hecho para el matrimonio. ¿E Isabel? ¿Qué ocurre con Isabel? Dudo mucho que nos lleguemos a casar. Ella tampoco es de iglesia…traje blanco…convite…invitados… Ni siquiera de una triste y solitaria boda en el juzgado. ¡Joder¡ vamos a dejar de pensar en bodas. Lo que realmente me…descoloca es la maldita maceta. Tengo que preguntar a Eva por qué me ocultó lo de los mordiscos. ¿Y si ella no los vio? ¡Qué tontería¡ cómo no los va a ver. Es la mejor forense de la ciudad. Incluso me atrevería a decir que del puto país. Uf, que raro. Nunca digo palabras del tipo de “puto”. Siempre he intentado ser bastante comedido en mi vocabulario. Trabajo de cara al público. He de ser educado. Pero no de esa educación falsa que solo aparece cuando se tiene al cliente enfrente. Se nota mucho cuando uno se esfuerza por hablar bien delante de alguien cuando el resto del día se habla considerablemente mal. Puede que sea la lluvia. No para de llover y aunque prefiero los días grises…empieza a cansarme tanta lluvia.
En cuanto salga de la oficina me gustaría pasar por una pastelería. A Isabel le encantan los montaditos de nata. Quiero darle una sorpresa. Prepararé la cena para los dos y después nos comeremos los montaditos. Volveré a pedirle que se venga a vivir conmigo. Me gusta pasar las noches junto a ella."
PENSAMIENTOS DE R - (c) - Angel Beltran

No hay comentarios:

Publicar un comentario