domingo, 7 de febrero de 2016

PRIMER AMOR


¿Quien no recuerda a su primer amor? ¿Aquella chica o chico que se sentaba en el pupitre de al lado o dos filas por delante?


Sin darse cuenta ni cómo ni porqué, sintió que cada vez que veía a esa chica se le creaba un nudo en el estómago que apenas lo dejaba respirar.
Fue en aquella excursión del colegio, una tarde de viernes cuando la primavera mostraba su enorme poderío y esplendor. Mientras la chica bailaba bajo la sombra de aquel enorme árbol junto a sus amigas una canción de moda. Un cruce de miradas inesperado y sintió que le faltaba el aire. Una sonrisa furtiva de la chica en uno de sus giros en el baile, la música a todo volumen. Él sentado con sus compañeros de clase, disimulando, haciendo entender que no miraban a las chicas.
Desde aquella tarde quería correr… saltar… más que sus compañeros, quería marcar más goles en los partidos del recreo. Simplemente porque ella sonreía tímidamente cuando sus miradas se cruzaban. De repente todo eran notitas, mensajes de ella que le hacían llegar sus amigas. Los recreos se consumían al ritmo que marcaban los jóvenes e inexpertos corazones. Se aprendió el nombre de todas y cada una de las amigas de la chica. La buscaba sutilmente a la salida de clase. Se buscaban.

Sin darse cuenta ni cómo ni porqué había encontrado su primer amor.  

2 comentarios:

  1. Amigo,tal cual lo cual lo cuentas.Ni una letra más ni una menos.La belleza de lo sencillo. Chapeau.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar y pasarte por aquí. La sencillez y la inocencia del primer amor.

      Eliminar