domingo, 24 de julio de 2016

RELATO BREVE



https://pixabay.com/


Sintió que no podía más. El mundo marchaba a una velocidad que le era imposible alcanzar. Su mente a punto de explotar, su cuerpo apunto de desaparecer.
No era capaz incluso de acertar a leer la poesía que encerraba el cuerpo de aquella mujer a la que amaba y a la que tristemente veía junto a otro hombre pasear a orillas del mar. 
Cada amanecer una tortura, cada anochecer una esperanza al rogar desesperado que cuando cerrase los ojos no volviese jamas a abrirlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario