martes, 25 de octubre de 2016

CAPÍTULO 15 PARTE 1ª


Primera parte del capítulo nº15 de La historia de la ciudad sin árboles. 

Quisiera comentar que para quien pueda interesarle, he comenzado a publicar un mini curso de guión cinematográfico en mi otro blog.

http://abmodeladoypostproduccion.blogspot.com/2016/10/curso-de-guion-1.html





NADIE CONOCÍA A PEDRO


El resto del día pasó tal y como lo tenía planeado. Por la mañana después del café con su hija, lo dedicó al papeleo pendiente. Sin apenas poder levantar la vista del ordenador y los documentos todavía en papel que se desparramaban sin aparente orden por toda la mesa. 

Después de comer en la cafetería un buen plato de sopa y un filete con patatas fritas, sentado junto al ventanal y viendo como al final la lluvia había vuelto hacer acto de presencia en la ciudad y las gentes habían vuelto a cobijarse una vez más bajo sus inseparables paraguas mientras iban de un lado a otro, pensó que tenía que regresar unos minutos a la oficina para recoger unos papeles y ya finalmente poder dedicar el resto de la tarde al tema de Pedro el informático. Pasaría por el piso de Ana. 

https://pixabay.com/


Tenía que recoger el cheque. Mientras comía, había aprovechado para ojear los apuntes que tenía sobre el caso. No había mucho, pero por algún sitio habría que empezar. Algo se le escapaba. Un pequeño detalle que por algún extraño motivo no llegaba a ver.

La reunión con Ana fue más bien corta. Lo primero que hizo la mujer fue invitarle a una taza de té y mientras esperaban a que estuviese le recordó lo de la firma de libros. R no se olvidaba de aquello.

Después, se guardó el cheque que le entregó la mujer y tomaron el té. Al despedirse, todavía en el recibidor y sin que Ana hubiese abierto la puerta principal, el detective le preguntó porque… o qué era lo que la llevaba a querer descubrir quien había matado a Pedro.

-¿Usted no querría saberlo en caso de ser yo?- preguntó Ana en el estrecho recibidor de su piso.

Sus miradas se cruzaron un instante. Ana no estaba molesta por aquella pregunta, pero R sintió que no tenía que haberla formulado. A él le tendrían que dar igual los motivos que tuviese la mujer para pagar aquella factura, que por otro lado no era barata. Aunque el precio final siempre iba a depender de lo que tardase en resolver el caso. El detective asintió con la cabeza. Se colocó el sombrero con una sola mano y cuando Ana le abrió la puerta abandonó la casa.


Fueron un par de entrevistas. Suficientes para descubrir algo que ya prácticamente sospechaba, y que era que iba a resultar muy complicado averiguar algo. Conocidos de Ana, fueron los primeros a los que decidió preguntar. Todos los nombres los había procurado la mujer a petición de R. 

El detective había elaborado una pequeña lista por la que empezar a trabajar. Y la primera entrevistada fue Clara una ex de Ana y todavía amiga suya. La encontró en su puesto de trabajo, una tienda de ropa femenina, de tamaño medio situada en el centro. Se trataba de una simple empleada a media jornada, afortunadamente su turno era por las tardes, ya que por las mañanas acudía a una academia de idiomas. 

Tras unas breves preguntas abandonó aquel local, tachando a aquella joven de brazos tatuados y medias de colores brillantes de la lista de sospechosos. Según la chica, si eran amigas, pero ya no se veían tanto como hacía un año más o menos. Algunas veces habían coincidido en algunos locales nocturnos, pero poco más. Tampoco sabía de la existencia de Pedro. Desconocía que tuviese pareja. Y ni mucho menos de la muerte del mencionado tipo.

                                                   Continuará

Enlace a capítulo anterior. 14 parte 3:
http://deliriosdeunnaufrago.blogspot.com/2016/10/capitulo-14-parte-3-extranos.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario