lunes, 2 de mayo de 2016

DE VAMPIROS Y OTRAS BESTIAS NOCTURNAS

Buenas noches. 

Segunda parte del capítulo nº8 de "La historia de la ciudad sin árboles".

Comentaros también que podéis adquirir el ebook pinchando AQUI.

Igualmente quisiera comentaros que hace relativamente poco abrí un segundo blog:

http://abmodeladoypostproduccion.blogspot.com.es/

Dedicado  el modelado y postproducción cinematográfica.

Pero en el que también espero ir publicando imágenes y noticias de los rodajes de

 mis cortometrajes.

Así como algún que otro vídeo de los rodajes.




PARTE 2

En el momento en que miró por el escaparate atendía a una pareja joven. Sobre el mostrador descansaban algunos libros. Ella hablaba y la pareja asentía, seguramente convencida, de lo que estaban escuchando. 

Volvió la atención al escaparate, no supo porque motivo. Quizá porque Lucia era gran amiga de Marta y seguramente sabría lo de su ruptura. Su mirada se perdió de nuevo entre la maraña de libros. A su espalda, el sonido de la lluvia y de la gente caminando por la acera, al igual que el sonido del tráfico.

Entonces… algo le hizo detener el viaje visual por la gran cantidad de libros del escaparate. Miró fijamente a uno en particular. Como semi escondido, en un rincón, pero que podía verse el título y el autor. “De vampiros y otras bestias nocturnas” de J. Carrier. 

Casi al instante le vino a la mente la noche pasada con aquella mujer, y su mano izquierda salió del bolsillo para que los dedos rozasen suavemente los dos pequeños orificios que tenía en el cuello. Esperó hasta que la pareja que había en el interior saliese de la librería, y antes de que la puerta se cerrase entró.

Lucia, que anotaba algo en una agenda, no levantó la mirada hasta que el joven se detuvo junto al mostrador. Entonces levantó la mirada, cerrando a la vez la agenda y retirándola a un lado. Dibujó en su hermoso rostro un sutil gesto de sorpresa. En realidad Marcos llevaba mucho tiempo sin pasar por la librería. Llevaba meses que no compraba ningún libro. Mientras que tiempo atrás era un cliente habitual.

-Necesito información sobre un libro que tienes en el escaparate- dijo quitándose el gorro de la sudadera. No se había dado cuenta de quitárselo al entrar.

-Llevabas mucho tiempo sin pasarte por aquí- dijo en su habitual voz suave- ¿De qué libro se trata?

-De vampiros y otras bestias nocturnas.

-¿Y que necesitas saber?

-¿Es ficción? O investigación. Ya… sabes- preguntó con ciertas dudas y sintiéndose algo idiota por la pregunta.

Lucia mostró una ligera sonrisa. Lentamente rodeó el mostrador y pasando por al lado de Marcos se dirigió hacia el escaparate. Era ligeramente más alta que él, pocos centímetros. Llevaba un agradable perfume a…no sabría en ese momento a qué, pero que al joven le resultaba muy excitante. 

Del escaparate cogió el libro al que Marcos hacía referencia y lo ojeó mientras regresaba sobre sus pasos hasta detenerse a su lado. Le mostró entonces una página en concreto. Marcos la observó sin saber muy bien. Pero vio la fotografía de un hombre de avanzada edad. Rostro marcado por la vida en forma de cicatrices. Ojos azules y pelo casi rubio. Arrugas muy bien llevadas. Camisa azul de cuadros. Posiblemente tuviese dinero. Seguramente que a las mujeres les resultase atractivo aquel personaje.

- J. Carrier es un caza vampiros profesional- Dijo Lucia.- Nada de lo que escriba este hombre es ficción.

Cerró el libro y se lo entregó. Sin saber muy bien que pensar en esos momentos Marcos lo cogió. ¿Realmente los vampiros existían? ¿Le habría mordido un vampiro de verdad?  Se volvió siguiéndola con la mirada. Lucia regresó al otro lado del mostrador. Mirándolo y dibujando una bonita sonrisa.

-Te dejo el libro esta noche. Mañana por la tarde me lo devuelves. Y recuerda: si J. Carrier dice que los vampiros existen, ten por seguro que están entre nosotros.

Tranquilamente guardó el libro bajo la sudadera para protegerlo de la lluvia y regresó a su piso. Al salir de la librería miró una última vez por el escaparate. Lucia lo seguía con la mirada, dibujando una misteriosa pero bonita sonrisa en su rostro.