viernes, 21 de abril de 2017

No soy muy dado a publicar reseñas ni sobre libros ni sobre películas. Creo que cada cual saca de un libro o película una visión distinta a la que pueda sacar otra persona.

Todo es muy relativo.


Hace poco he vuelto a ver “La Niebla”, basada en la novela de Stephen King.
















Reconozco que la primera vez que vi esta película me dejo algo “frío”. Pero esta segunda vez he podido verla (quizá mi estado de ánimo era distinto) y me ha sorprendido gratamente. He podido descubrir al genial Stephen King en la historia, en el tratamiento de los personajes, en el terror, en el suspense…











Descubrir, como creo que solo Stephen King lo hace y bastante bien, que el verdadero mal está en la mente humana. Como ésta, a la vez, es tan moldeable, tan dócil cuando los acontecimientos sobrepasan a la persona.

Como el ser humano es capaz de seguir al más loco entre los locos, para agarrarse a su triste existencia de ignorancia, buscando siempre un culpable, un sacrificio con el que apaciguar a la bestia, y a la vez el propio miedo de uno mismo.

Llevo un par de años, quizá tres, que no leo a Stephen King, y llevaba algunas semanas intentando sacar tiempo y rescatar de la biblioteca alguno de sus libros. Y esta adaptación de una de sus novelas solo ha incrementado mis ganas de volver a sumergirme en su mundo.

Y cómo no, volver a disfrutar de una de mis actrices favoritas: Lauire Holden.














En fin, que si tenéis un par de horas libres cualquier noche, La Niebla es una buena opción. Palomitas recién sacadas del microondas…una cervecita…refresco…zumo…(cada cual lo que le guste) y disfrutar de la magia del rey del terror.

Por último quisiera recordaros que todas las semanas (martes) tenéis aquí en mi blog, un nuevo capítulo de mi novela "La historia de la ciudad sin árboles"

No hay comentarios:

Publicar un comentario